Blogia
La tregua de ETA: mentiras, tópicos, esperanzas y propuestas

Una veintena de víctimas instan a hacer una “revisión autocrítica del pasado”

Una veintena de víctimas instan a hacer una “revisión autocrítica del pasado”

Afectados de ETA, el GAL o los excesos policiales han compartido sus experiencias de forma reservada durante cinco años

Javier Rivas

Más de una veintena de víctimas de ETA, el GAL, el Batallón Vasco Español (BVE) y las Fuerzas de Seguridad, incluyendo al hermano de uno de los últimos fusilados por el franquismo, el etarra Juan Paredes Manot, han presentado esta mañana en San Sebastián el resultado del diálogo que han venido manteniendo, en la más absoluta reserva, durante los últimos cinco años.

La iniciativa fue puesta en marcha en 2007 por la Dirección de Víctimas del Gobierno vasco, a cuyo frente se hallaba entonces y continúa ahora Maixabel Lasa, ella misma víctima de ETA —su esposo, el exgobernador civil guipuzcoano y militante socialista Juan María Jáuregui, fue asesinado en julio de 2000—.

A partir de la puesta en marcha del grupo inicial, formado por una decena de afectados, han sido sus propios componentes y los tres coordinadores y dinamizadores —Galo Bilbao, Julián Ibáñez de Opacua y Carlos Martín Beristain—, los que se han encargado de todo su desarrollo. Ahora dan por concluida la experiencia y han decidido revelar la propia existencia de esta, a la que han bautizado como Iniciativa Gleencree, por la localidad irlandesa donde se celebraron los dos primeros encuentros, y una serie de conclusiones que han querido trasladar a la sociedad.

Entre los puntos de este mensaje, que han hecho público en una comparecencia en que han participado los tres dinamizadores y la mayoría de los participantes en la iniciativa, estas victimas reclaman "el reconocimiento del daño causado y la asunción de responsabilidad por parte de todos los perpetradores de la violencia injustamente padecida por tantas personas".

Entre quienes han participado en la experiencia figuran Edurne Brouard, hija de Santiago Brouard, dirigente de HB asesinado por los GAL en 1984; Mari Carmen Hernández, viuda del concejal del PP en Durango Jesús María Pedrosa, asesinado por ETA en 2000; o Iñaki Aguiriano, cuyos padres murieron tiroteados en un control policial en Vitoria en 1982.

“Hemos roto barreras y tabúes para acercarnos unos a otros con respeto, superando el temor y los estereotipos, la frustración y la experiencia propia de dolor, explorando bases para la convivencia”, señalan. E invitan a toda la sociedad a realizar “su propia revisión autocrítica del pasado" mediante “un compromiso ineludible con la verdad y la justicia".

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/16/paisvasco/1339850740_524030.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres